Logotipo del Patronato del Real Alcázar de Sevilla

Gautama del Campo & Co

Actúa

1/8, 10/10

Formación

Gautama del Campo saxos / Ezequiel Reina guitarra flamenca / Juan Miguel Guzmán contrabajo / Joaquín Huertas percusión

El grupo

La formación dirigida por Gautama del Campo está compuesta por instrumentos de corte esencialmente flamenco como la guitarra, el cajón y el cante; y otros que añaden claros elementos de fusión con otras músicas, como el saxo alto y el contrabajo.
Con este cuarteto presenta Salvaje Moderado, resultado de varios años de trabajo con importantes músicos del panorama del flamenco y el jazz que le llevaron a conseguir el Primer Premio “Filón” al mejor instrumentista de Flamenco en el prestigioso Festival Internacional del Cante de Las Minas de la Unión (Murcia) en 2015. Además, hay que resaltar su paso por importantes festivales internacionales como el de New Music Seminar de New York (USA), Womad de Bristol (UK), Jazz Rally Dusseldorf, Festival de Jazz de San Luis (Senegal), Womad de Cáceres y sus asiduos conciertos en Argel, Bagdad y el kurdistán iraquí.

Programa

Salvaje moderado
/ Vanguardia y pureza

Huellas de Morón (Bulerías de Morón)
Salvaje moderado (Seguiriyas)
Luna de Mairena (Soleá)
Tangos del olivo (Tangos de Graná)
Saxoleá (Soleá de Triana)
En lo hondo (Leventica)
Calle Moraima (Bulerías)
Taranta a Santiago (Taranta para saxo)
Manuela (Bolero)
Bajo una caracola (Tanguillos)
Los grillos (Bulerías)
La leyenda del tiempo (Camarón de la Isla)

Sinopsis

"Entonces La Niña de los Peines se levantó como una loca, tronchada…y se bebió de un trago un gran vaso de Cazalla como fuego, y se sentó a cantar sin voz, sin aliento, sin matices, con la garganta abrasada, pero…. con duende". (F. G. Lorca, Teoría y juego del duende).

“Salvaje Moderado” es ese duende que aparece siempre en una nota fuera del pentagrama; un grito temperado que en su desarrollo, no exento de técnica, se deja llevar por una explosión emocional llena de sensibilidad, experiencia y sabiduría.

Salvaje Moderado propone un viaje sensorial y profundo por lo que más duele y lo que más libera. Gautama, asumiendo sus extensas influencias del blues, el jazz y el flamenco, coge aire y exhala un sonido propio que es cálido pero contundente.
Cauto pero valiente. Idealista pero reflexivo. Un repertorio vitalista, enérgico y sensible en el que sentimos que su saxofón canta letras tan antiguas como cercanas, grita quejíos rotos que aún sangran, llora recuerdos cargados de melancolía y jalea alegre en pleno éxtasis musical.
Es decir, lo que nos presenta tras tres años de concienzudo trabajo es una obra estimulante, exquisita y sutil, donde el músico es capaz de acudir de Mairena al Lebrijano o de Paco de Lucía a Diego del Gastor con asombrosa naturalidad y flamencura. Con un lenguaje que, lejos de invadir, acompaña y abriga.
No nos engañemos. Más allá de la creatividad de sus composiciones, del virtuosismo que revela o de quienes le acompañan, si Gautama nos conmueve o nos agita es porque se desinfla en cuerpo y alma.
Disfruten, que de eso se trata.

Músicos

Gautama del Campo / Destacado saxofonista que ha trazado un puente imaginario entre el flamenco y el jazz. La sonoridad cálida de su saxo, el modo de fundir los sonidos a manera de “glissandos” cargados de emoción, unido a una gran sensibilidad expresiva a la hora de interpretar, cautivan al espectador más exigente. Es una relevante figura dentro del llamado flamenco jazz, gracias a su inconfundible sonido e indiscutible musicalidad que se evidencia en el tono delicado con el que interpreta y la potencia que emerge de su saxo en los temas más enérgicos. Actualmente, pertenece a la formación que acompaña al guitarrista Rafael Riqueni y lo compagina, con una gira internacional del laudista iraquí Naseer Shamma; además, forma parte de la Spanish Fusión Band, proyecto en el que colaboran músicos andaluces con la Orquesta Baobab de Senegal; trabaja con el percusionista brasileño Ruben Dantas y a formado parte, en alguna ocasión, del plantel de músicos que acompañan al bailaor Andrés Marín. Ha colabora con multitud de artistas en grabaciones discográficas; y resalta su labor como compositor y director musical en grupos como Ezcoriza (Radio Tarifa), Amesmalúa ó La banda del Club de la Comedia.  Nacido en el seno de una familia de artistas sevillanos, lo cual le predispuso para una pronta dedicación a la música, teniendo siempre como referentes a Paco de Lucía, Jan Garbareck y kenny Garrett, entre otros. Premios : 2015 Premio “Filón” al mejor instrumentista Flamenco en el prestigioso Festival Internacional del Cante de Las Minas de la Unión; 2013 y 2014 segundo premio en la misma categoría del mismo festival. 2010 Primer premio en el Festival Internacional de Jazz de Palma de Mallorca. 1992 Premio a los “Jóvenes creadores de la Europa Mediterránea” (INJUVE).

Ezequiel Reina  / Guitarrista y cantaor. Nació en 1978 en el Barrio Sevillano del Polígono de San Pablo y desde niño ha estado relacionado con el mundo del flamenco por tradición familiar. Tomó clases de piano con 9 años , más tarde cambió la armonía de las teclas por cuerdas flamencas y sonidos negros. Estrechamente relacionado con una de las grandes familias del flamenco, la familia “Amador”, bebió de esta fuente inagotable para luego proyectar su esencia, como artista de raza,  en una forma depurada de de hondas raices flamencas.Ha trabajado desde 2005 en multitud de tablaos y salas flamencas de Sevilla acompañando artistas locales. Con la compañía “Yubal Ron Ensemble” viajó por Europa y Africa. También ha participado en “Almansur”, fusión flamenco oriental;“Rama”, flamenco y copla, y ha acompañado a figuras del baile como Luis Amaya, la Toromba, el Choro o la Zíngara.

JuanMi Guzmán  / Sevilla, 1971. Recibe sus primeras lecciones de música (cante, guitarra y compás) de mano de su padre y desde 1990 con su grupo de "flamenco-fusión "Karakatamba". Ha seguido en la línea del Flamenco colaborando con músicos como Diego Amador, Tomasito, Antonio Carrión, Navajita Plateá, Paco Herrera, Miguel de Badajoz, Dorantes, El Lebrijano, etc. y ha formado parte de diferentes compañías de baile en sus giras internacionales: Mercedes Ruiz, Andrés Marín, Orestes. Integrante del "Programa Andaluz para Jóvenes Instrumentistas" participó en la OJA. Presente en diferentes ediciones de la Bienal de Flamenco de Sevilla, con el guitarrista José Acedo.. Colabora con diversas personalidades flamencas como Jorge Pardo y Agustín Carbonell “Bola” con su proyecto “Desvaríos” y diversas giras internacionales con Agustín Carbonell “Bola” con el espectáculo Rojo y Rosa, con Ángel Andrés Muñoz y con diversos proyectos.

Joaquin Huertas “Cani” / Nace en Sevilla en 1978 y crece en Jerez de la Frontera, sus primeros contactos con el Flamenco le vienen de familia en Jerez donde su “tío Pepe” es asiduo en las bodegas del conocido barrio de Santiago. Estudia con los maestros Israel Suárez “Piraña”, “El Bandolero”, Luky Losada y Kike Terrón en Madrid donde a parte se nutre en las clases del conocido centro neurálgico del flamenco en Madrid “Amor de Dios”. En 2012 estrena la obra “Memorias de un Olvido” con la bailaora Esther Esteban como director adjunto y aportando la idea original de dicha obra en el “Centro Cultural Paco Rabal” de Madrid. A partir de ahí trabaja en diferentes proyectos con artistas como Antonio Sánchez, Gautama del Campo, Esther Esteban, Sonia Cortes, Anna Colon, El Mawi de Cádiz, entre muchos otros, actuando en los principales Festivales de Flamenco y teatros de todo el mundo…

Prensa

/ Sara Arguijo
Una obra estimulante, exquisita y sutil / Conforme pasa el tiempo, cada vez huyo más de las grandes certezas y de los éxitos rotundos. De aquellos que lo dan todo por sabido y de quienes se creen iluminados. No ya sólo porque el arrojo les convierta en insensatos o se instalen en la inerte comodidad, sino porque lo que hacen me resulta intrascendente. Me gustan, en cambio, los que dudan, recelan y se (nos) cuestionan. Primero, porque entiendo que de la contradicción nace la búsqueda; y, luego, porque en esa vulnerabilidad que tratamos de esconder tantas veces está lo que nos hace humanos.
Por eso me gusta Gautama del Campo. Porque en su música encuentro la convergencia de nuestras dudas y algunas conclusiones que serenan. Me interesa porque en su saxo percibo curiosidad, inquietud y perspicacia. Me cala porque sus melodías transitan desde la nostalgia a la esperanza, desde lo que me sujeta a la tierra a lo que anhelo.
Este Salvaje Moderado propone un viaje sensorial y profundo por lo que más duele y lo que más libera. Gautama, asumiendo sus extensas influencias del blues, el jazz y el flamenco, coge aire y exhala un sonido propio que es cálido pero contundente. Cauto pero valiente. Idealista pero reflexivo. Un repertorio vitalista, enérgico y sensible en el que sentimos que su saxofón canta letras tan antiguas como cercanas, grita quejíos rotos que aún sangran, llora recuerdos cargados de melancolía y jalea alegre en pleno éxtasis musical.
Es decir, lo que nos presenta tras tres años de concienzudo trabajo es una obra estimulante, exquisita y sutil, donde el músico es capaz de acudir de Mairena al Lebrijano o de Paco de Lucía a Diego del Gastor con asombrosa naturalidad y flamencura. Con un lenguaje que, lejos de invadir, acompaña y abriga.
No nos engañemos. Más allá de la creatividad de sus composiciones, del virtuosismo que revela o de quienes le acompañan (Rafael Riqueni, Jorge Pardo, Pedro María Peña, Cristian de Moret, Inma la Carbonera, El Galli), si Gautama nos conmueve o nos agita es porque se desinfla en cuerpo y alma.
Pues sí. Conforme pasa el tiempo, cada vez tengo más claro que un artista es lo que transmite y que para un músico no hay mejor aval que el de los compañeros que le siguen. Y de todo esto puede presumir aquí Gautama.
Disfruten, que de eso se trata.

/ Luis Clemente
Saxo y oximorón / Saxo de buen metal, saxo de sal gruesa y voz oscura bajo el que intuimos un nuevo sonido: no se trata de imitar la voz sobre técnica jazzística, es metaflamenco mecido de blues; oímos el oxímorón de ‘Salvaje moderado’, fuerza contenida, como aquel “joven viejo” a quien dedica su bulería, el gran Diego: oximorón de la frontera. Raíces y alas, flamenco como el viejo que ha podido llegar a joven. “Todo lo que tiene sonidos negros…” decía Manuel Torre entre pellizcos. Desde El Negro Aquilino al Pardo maestro, viene siendo ya un siglo de saxo flamenco iluminado, flamenco con cuello de flexo. El colaborador colaborado, rodeado de grandes talentos un músico tan único como su único nombre: Gautama, cuya mirada seria no sería tan mirada si no fuera de Máximo la portada. Carne y metal, a fuego y vidrio, un nuevo espejo (de la fuerza rock de los tanguillos a los tangos azambraos, del fandango colorista a esas dos soleares tan riquenidas, apolá y trianera, de la maravilla seguirillera que titula el disco a un cante tan esquinado como la levantica, rebozada, rebolerizada) reflectando este flamenco de futuro, abierto, cargado de guiños cómplices -del jazz, del flamenco- y emulsiones pasionales. Olé, Gau.

Discografía

Salvaje moderado (Karonte; 2021) / Gautama del Campo
Saxoleá (2015) / Gautama del Campo
Amesmalúa (18 Chulos, 2013) / Amesmalúa
Mirando pal Este (18 Chulos, 2010) / Escoriza
Azoteas (Barco, 2010) / Enhambre. Gautama del Campo & Adolfo Delgado
A fuego lento (Hyades Art, 1993) / Gautama del Campo & Adolfo Delgado

Web

https://www.gautamadelcampo.com/

Fotografía

© Luis Castilla

Videos