Logotipo del Patronato del Real Alcázar de Sevilla

Anna Urpina - Eva del Campo

Actúan

27/8

Formación

Anna Urpina violín barroco  / Eva del Campo clavecín

El grupo

Anna Urpina y Eva del Campo comenzaron a tocar juntas como fruto de la coincidencia profesional y artística de ambas. La pasión del dúo para interpretar música de cámara, rescatar músicas olvidadas abarcando más de 400 años siempre con instrumentos originales les llevó a constituir el dúo de violín barroco y clave, que cuenta con un extensísimo y variado repertorio con música de la Europa de los siglos XVII y XVIII.

Programa

La joya de Italia: la música veneciana y romana en los siglos XVII-XVIII
/ 350 Aniversario del nacimiento de Tomaso Albinoni
 

D. CASTELLO (1590-1658)
Sonata seconda a soprana solo

G.B FONTANA (1571-1630)
Sonata Terza para violín y bajo continuo

A.CORELLI (1653-1713)
Sonata para violín y bajo continuo nº 7 op.5

G. FRESCOBALDI (1583-1643)
Tocatta Terza para clavecín solo

T. ALBINONI (1671-1751)
Sonata n.6 op.6 para violín y bajo continuo

A.CORELLI (1653-1713)
Sonata para violín y bajo continuo nº 12 “La follia”

Sinopsis

Las formas musicales evolucionaron a través de los siglos XVII y XVIII, dos siglos fundamentales que vertebraron el estilo barroco con sus constantes cambios dependiendo de su localización geográfica y su contexto cultural. Pero si hubo un protagonista en un país fundamental para comprender el desarrollo del barroco, ese fue el violín en la Italia de los dos últimos siglos de la Edad Moderna.
Por otro lado, debemos situarnos con la perspectiva del músico que aúna dos especialidades tan alejadas actualmente como dependientes la una de la otra en aquellos tiempos. El compositor era instrumentista, porque todo instrumentista era compositor. A través de las diversas formas musicales que encontraban a su mano introdujeron innovaciones técnicas y estilísticas que hicieron aflorar la escuela violinística de las diversas regiones de Italia.
Por un lado, encontramos autores como Girolamo Frescobaldi, quien estuvo sujeto en sus composiciones a la diversidad de los recrecari, capricci, canzoni, partite, fantasie o toccate, mientras algunos contemporáneos como Dario Castello y Giovanni Batista Fontana comenzaron a experimentar con la forma que había llegado para destronar a todas las demás y quedarse durante los próximos siglos hasta nuestros días: la sonata.
En un principio la forma sonata tenía aspectos muy diferentes dependiendo de los autores y las procedencias. Poco a poco fue consolidándose la estructura que alternaba movimientos de una elevada dificultad técnica sublimada en la velocidad rápida con movimientos lentos donde mostrar las exuberantes capacidades del estilo. Quienes la perfeccionaron fueron los músicos herederos del estilo barroco de mediados del siglo XVII, en las diferentes escuelas italianas del momento. Como ejemplos representativos encontramos la escuela Veneciana, con autores como Tomaso Albinoni, o por otro lado, el gran valedor de la escuela Romana, Arcangelo Corelli, precursor del virtuosismo y de la técnica moderna.
El presente recital ofrece un recorrido a lo largo de estos dos siglos, pasando por las escuelas más importantes de Italia, la Escuela Veneciana y la Escuela Romana con sus máximos exponentes, mostrándonos un museo sonoro de la evolución de las formas musicales utilizando al violín acompañado del clave como vehículo cultural entre el barroco temprano de principios del siglo XVII y el barroco tardío de la llegada del nuevo siglo en la Roma y la Venecia del momento.

Músicos

Anna Urpina / La violinista Anna Urpina, un fenómeno emergente en la escena europea de la Música Antigua, no para de ser elogiada por sus importantes y personales interpretaciones del repertorio que abarca desde el siglo XVII hasta el XXI. Discípula directa del gran violinista Enrico Onofri, solista de la gira Ambronay European Baroque Academy, ha actuado en numerosos Festivales en Inglaterra, Noruega, Polonia, España actuando con ensembles como Orquesta Age of Enlightement, Amsterdam Corelli, Vespres d’Arnadí, Freiburger Barockerorchetser, EUBO, Les musiciens du Prince y OBB entre otras. Anna Urpina se forma en Madrid, en la Universitat de Madison-Wisconsin, en el Royal Conservatoire Bruxelles y en la Hochschule für musik de Leipzig. Ha sido concertino y solista de la JONC,  la JONDE  y miembro de la Gustav Mahler Jungendorchester, EUYO y Orquesta de Schleswig -Holstein, actuando en Musikverein de Viena, Konzerthaus de Berlin o Concertgebouw Amsterdam. Ha obtenido primeros premios en el Concurso de Xativa y el Concurso Marcos Pedro Jimeno. También ha obtenido premios en los concursos Arjau y Nacional de Salou, en el Concurso Internacional Violines por la paz, en el concurso de Sant Anastasi, en la New Tenuto Competition de Belgica y finalista del concurso Primer Palau. Gana también el concurso del Real Conservatorio de Madrid por tocar como solista en el Auditorio Nacional y el concurso de Laureados del Real Conservatorio de Bruselas. Ha actuado como solista con la Philomusic Orchestra, Camerata de Madrid, Orquesta de cámara de Vic, Brussels Philarmonic Orchestra, Orquesta Sinfónica de Burgos y orquesta del festival de Concabella. Ha actuado en festivales como Aspen Music Festival, Madeline Island Music Camp, Kronberg Academy, Verbier Festival, Festival Música Antigua de Sevilla (FEMÀS), Festival de Música Antigua de los Pirineos (FEMAP), Brigthon Early Music Festival y Festival Internacional de Torroella de Montgrí.

Eva del Campo / Nace en Barcelona. Después de haber finalizado su formación pianística inicia sus estudios de clavicémbalo con Jordi Reguant y Marju Vatsel en diferentes conservatorios del territorio catalán. Más tarde, se gradúa en el  Departament de Musique Ancienne del CNR de Toulouse (Francia) con Yasuko Bouvard y François Saint-Yves (bajo continuo). Se gradúa también en Grado Superior de Clave con Béatrice Martin en Esmuc (Escola Superior de Música de Catalunya). Complementa su formación realizando numerosos cursos y masterclass en Italia, Francia y España con Enrico Baiano, Kenneth Weiss, Maggie Cole, Anne Catherine Vinay y Rinaldo Alessandrini. Ha realizado numerosos recitales en España y Francia junto al violoncelista barroco Guillermo Turina con quien gana el VIII Concurso Internacional de Música Antigua de Gijón y junto a la violagambista francesa Anne Gaurier con quien ha fundado el ensemble “Les Sons Harmoniques”. Ha grabado como solista para Columna Música, con la Orquesta Girona XXI dirigida por Manel Valdivieso. Cantatas de Haendel con el Ensemble Recondita Armonia, para el prestigioso sello Klarthes-Harmonia Mundi “Las 4 estaciones” de A. Vivaldi con Gilles Colliard como violín solista y dirección. Junto a la Orchestre de Chambre de Toulouse graba los Conciertos op.10 para flauta con Vincent Lucas como flauta solista y un CD consagrado a Teleman con Anne Gaurier como viola de gamba solista, entre otros… Ha sido recientemente nombrada profesora de bajo continuo en CNR de Toulouse y es profesora de clave en los Conservatorios Profesionales de Música de Badalona y Granollers (Barcelona).

Notas al programa

El Barroco Europeo desde el punto de vista musical comprende el siglo XVII y los comienzos del siglo XVIII. Hay que decir que el barroco musical se desarrolla en el  tiempo de una forma muy similar al llevado a cabo en otras artes como la arquitectura, la escultura, la pintura y a la vez con unas características comunes entre todas estas artes.
Entre las características generales del arte barroco están su sentido del movimiento, la energía y la tensión. El naturalismo es otra característica esencial del arte barroco; las figuras no se representan como algo sometido a un estereotipo o modelo sino de manera individualizada, con su personalidad propia.
Los artistas buscaban la representación de los sentimientos interiores, las pasiones y los temperamentos, magníficamente reflejados en los rostros de sus personajes. La intensidad e inmediatez, el individualismo y el detalle del arte barroco hicieron de él uno de los estilos más arraigados del arte occidental. Es uno de los periodos más ricos, fértiles, creativos y revolucionarios de la historia de la música.
En el Barroco se producirá un gran avance en la música instrumental que se igualará en importancia a la música vocal. El gran impulso dado a la música instrumental fue debido al desarrollo técnico de los instrumentos, sobre todo del violín, que se convertirá en protagonista de la orquesta por su agilidad, su volumen y posibilidades técnicas. Otros instrumentos también mejoraron como la flauta, el oboe, el clave, que se convertirá en uno de los instrumentos más populares, tanto en faceta solística, como en su papel de instrumento fundamental en la interpretación del bajo continuo. Otro de los instrumentos que alcanzaron un gran desarrollo fue el órgano, fundamental en el campo de la música religiosa, tanto como solista como para el bajo continuo.
El estilo italiano; gracias a la constante innovación estilística generada en las ciudades italianas (Venecia, Nápoles, Roma y, sobre todo, Bolonia), las invenciones de la música italiana fueron imitadas en todos los centros musicales europeos, incluidos los franceses, hasta el punto de que el estilo italiano se impuso en el siglo XVIII en todo el continente: desembarco masivo de discípulos de Corelli en Londres, querella de los bufones en Francia, italianización de la corte de Madrid tras la llegada de los borbones, etc. El estilo italiano, ejemplificado en Vivaldi, se caracterizaba por una tonalidad fuertemente marcada mediante escalas, cadencias y progresiones, la melodía al servicio de la armonía, las frecuentes modulaciones, el rápido ritmo armónico, sus formas abiertas (de frases asimétricas) y el uso libre de la improvisación.

Web

https://www.annaurpina.com/
https://www.evadelcampo.com/

Video