MARCELO DE LA PUEBLA + CARLOS PACHECO
A Sevilla
Suite Sevilla 18-8, 4-9
Otras músicas
marcelo-de-la-puebla-carlos-pacheco

Marcelo de la Puebla
guitarra clásica
Carlos Pacheco
guitarra flamenca

ProgramaSuite Sevilla

CARLOS PACHECO TORRES
Plegaria, por la Judería de Sevilla (Farruca)

MANUEL FONT DE ANTA (1889-1936)
Amargura (Marcha procesional; adaptación Marcelo de la Puebla)

RAFAEL RIQUENI (1962), Suite Sevilla
Feria (Sevillanas)
Flamencos de la feria (Bulería)
Calle del infierno (Fantasía)
La Alfalfa (Fandangos de Sevilla)
Paseo de ensueño (Fantasía)
Puerto de Triana (Colombianas)
Ronda la alba (Rondeña)
Bailaor (Zapateado)
Júbilo (Guajira-Verdiales-Bulerías)

Notas al programa
Desde siempre las guitarras flamenca y clásica han sido emparentadas como “primas hermanas enemigas”. No obstante y pese a los prejuicios recíprocos, ambas se han ido influenciando y enriqueciendo mutuamente a lo largo de la historia. Los compositores nacionalistas andaluces, desde Joaquín Turina hasta Mauricio Ohana, han enriquecido sus obras empleando recursos técnicos propios de la guitarra flamenca, la cual a su vez creció gracias a las enseñanzas que Ramón Montoya recibió de Miguel Llobet, discípulo de Francisco Tárrega.

Pocas veces una guitarra flamenca se ha juntado con una guitarra clásica. El encuentro más logrado en este aspecto es, sin lugar a dudas, el de Rafael Riqueni con José María Gallardo en la Suite Sevilla. Aquella obra, con evidentes referencias a la Suite Iberia de Isaac Albéniz, marca un hito sin precedente en la historia de ambas guitarras.

Rafael Riqueni, compositor y guitarrista sevillano es sin duda el reflejo más fiel de la herencia guitarrística sevillana de Niño Ricardo y por otra, la óptica renovadora comparable con la estética de la escuela Clásico - Romántica y el colorido armónico propio del Impresionismo. Se destacan en Riqueni la exaltación por la libertad individual, fuerte personalidad musical, inspiración, sentimentalismo y melancolía, desarrollo y ampliación de la armonía y de los procesos modulantes incorporando un nuevo concepto en la óptica compositiva flamenca.

De su amplia y rica discografía la menos conocida, es esta Suite Sevilla, grabada a principios de los 90. Lamentablemente, la grabación de esta obra está descatalogada y no se ha vuelto a dar en concierto. Carlos Pacheco y Marcelo de la Puebla rescatan del olvido esta obra cumbre. Todo esto amerita un reconocimiento con sentida gratitud a todo lo que le ha entregado este insigne compositor sevillano a la guitarra flamenca y universal de nuestros días.

Marcelo de la Puebla guitarra clásica
Chile. Estudia en el Conservatorio de la Universidad de Chile y se apasiona por la etnomusicología. Se instala en Francia y estudia con el maestro Alberto Ponce. Obtiene con éxito el Primer Premio por unanimidad del Conservatoire Nacional de Région de Aubervilliers-La Courneuve y posteriormente el Diploma Superior de Ejecución de la Ecole Normale de Musique de Paris “Alfred Cortot”. Es galardonado en el Concurso Internacional de Guitarra de Trédrez-Locquémeau. Residente actualmente entre Andalucía y Marruecos, concertista y profesor nómada, ofrece su arte por Europa, América Latina y África del Norte. Desde 2004 colabora frecuentemente con el maestro Leo Brouwer, actuando bajo su dirección y estrenando obras especialmente dedicadas a él como las Variaciones sobre un tema de Víctor Jara. En 1999 graba las obras completas para guitarra del compositor Vicente Asencio. En 2004, estrena en La Habana el Concierto-Cantata a Perugia de Leo Brouwer, junto al Coro y Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, bajo la dirección del autor. Destacados compositores de todo el mundo le dedican obras. En la actualidad reside en Sevilla donde se dedica a la interpretación y la enseñanza musical.

Carlos Pacheco Torres guitarra flamenca
Temuco, Chile. Concertista, compositor y catedrático de guitarra flamenca en el Conservatorio Superior de Música de Córdoba donde realiza una intensa labor docente y creadora, Carlos Pacheco ha recorrido con gran éxito los escenarios de Europa y Sudamérica. Recibió el legado de los grandes maestros flamencos de hoy: Rafael Riqueni, Andrés Batista y Paco Peña. Asimismo, sus encuentros periódicos con el maestro Leo Brouwer han sido fundamentales para su desarrollo como compositor con una visión universal de la música. Ha realizado una serie de publicaciones con la editorial de distribución mundial Ediciones Maestro. Entre sus trabajos discográficos cabe destacar “Espejismo” (1997) y “Música para cuarteto de cuerdas y cuadro flamenco” (2005), que recibieron elogios de la crítica especializada.