Logotipo del Patronato del Real Alcázar de Sevilla

Praça Onze

Actúa

30 de junio, 14 de julio, 8 de septiembre

Formación

Francesco Manna flauta travesera| Chiqui García guitarra clásica| Lilly Pitta percusión

El grupo

Praça Onze es el nombre de uno de los enclaves urbanos de Río de Janeiro que vieron nacer la samba, la pequeña África como así la llamaban, fue entonces cuando “Canhoto” compuso «Abismo de rosas». El trío se presenta a escena con una propuesta íntima y delicada, a la vez que repleta de fuerza y vitalidad expresiva.

Praça Onze interpreta piezas de cámara de autores contemporáneos brasileños que han sabido conjugar la esencia de los ritmos populares tales como el choro, la samba, frevo etc. con las influencias del jazz y la música clásica europea del pasado siglo.

Praça Onze ha participado en innumerables conciertos dentro y fuera de España, su primer trabajo discográfico lleva por título «Abismo de Rosas» En 2012 estrena el espectáculo infantil “El viaje de Berta” en la actualidad preparan su nuevo disco con la colaboración del violonchelista Ivo Cortes

Programa

Brasil de cámara

GAROTO (1915-1955): Lamentos do Morro
RADAMES GNATTALI (1906-1988):  Chiquinha Gonzaga
LUPICÍNIO RODRIGUES (1914-1974): Se acaso vosê chegasse
EGBERTO GISMONTI (1947): Karate
PIXINGUINHA (1897-1973): Carinhoso
MARCO PEREIRA (1956): Sambadalu
RADAMES GNATTALI (1906-1988): Pixinguinha
PAULO BELLINATI (1950): Jongo

Músicos

Francesco Manna Pésaro. Italia. Estudia en Pésaro. Colabora con las orquestas sinfónicas de San Remo, Pésaro y la Filarmónica Marchigiana. Trabaja en Italia, Francia, Alemania y América Latina, colaborando con músicos  como Bruno Tommaso, Richard Galliano, Lina Sastri, Pablo Mainetti, Simone Zanchini, entre otros. Desde 1993 es flautista del grupo Novitango, con el cual realiza giras por toda Europa y también por Chile, Uruguay y Argentina. Participa en el Rossini Opera Festival en distintas ocasiones en calidad de solista. Ha grabado con Oriente Musik, Amiata Records, Harmony Music, DNA y la Radio italiana RAI 3.

Chiqui García Montijo (Badajoz). Estudia en el Conservatorio de Música de Sevilla. Músico polifacético, ha estado siempre abierto a otros lenguajes, así como a la tradición de la música oriental, lo que le ha permitido conocer y manejar instrumentos de cuerda y de percusión clásica y popular de Cercano Oriente y del Magreb. Es músico integrante de los grupos  Samarcanda y Praça Onze con los cuales ha realizado diversas grabaciones discográficas. Ha colaborado además con la compañía de teatro La Tarasca, compañía de Teatro Clásico de Sevilla y realizado giras  con diferentes proyectos por Francia, Italia, Marruecos, Grecia y Portugal.

Lilly Pitta Salvador de Bahía, Brasil. Cantante y percusionista formado en la Escuela de Música Federal de Bahía. Ha grabado numerosos discos acompañando a artistas brasileños y como cantante del grupo Relogio. Ha recorrido Europa participando en diversos festivales internacionales. Actualmente reside en España y compagina las actuaciones en directo con la docencia en su escuela de percusión.

Prensa

“Un trío que en su velada del jueves empatizó con el público. Melodías y ritmos tan frescos como cambiantes se fueron entrecruzando en un programa ameno que contenía exquisiteces del ayer y el hoy. El lenguaje más representativo de compositores afamados se combinaba con rasgos yazísticos en un trabajo versátil y colorista; con muy buen gusto seleccionaron las piezas, que brindaban al oído un poco de lo mucho que tiene que ofrecernos la inspiración. Además, el virtuosismo estuvo en todo momento al servicio de la música, a diferencia del estrellato al que a veces tienden los músicos mejor formados.
Soporte melódico del concierto, una flauta travesera de timbre moldeado ricamente con fiato que nos adentró en paisajes espléndidos y joviales; su expresividad, a flor de piel, daba al discurso el equilibrio perfecto. Los ritmos marcados por el percusionista trazaron un exotismo que vino a ratificar las inagotables vertientes de la música brasileña y argentina; su ardor y delicadeza mantuvieron un pulso muy grato, realzado en el toque sutil de algunos instrumentos con que nos sorprendiese. Por su lado, la guitarra dio mucha consistencia a las texturas, y su buen hacer, que alternó el baile y la introspección, convertiría a algunas piezas en una cascada de sensaciones.”  |  Marco Antonio Molín, Huelva Información, octubre 2012

Videos