fondo
Logo tipo Noches en los jardines del Real Alcázar Conciertos 11º edición
logo Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial de Sevilla

Wafir

Músicos

Wafir Shaikheldinlaúd árabe|  Fathi Ben Yakoubviolín|  Khalid Ahabounedumbeck, darbuka

 

Wafir Shaikheldin Nacido en Kurdufan, estudió en el conservatorio superior de Jartum y dio sus primeros pasos profesionales tocando el acordeón en los grupos de Abdul Aziz Almubarak, Mohammad Al Amin y Abdul Karm Al Kably. Desde su llegada a España, hace ya más de una década, no ha hecho otra cosa que enfrentarse a las músicas más diversas en las áreas más inexploradas. El grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, el asturiano Hevia, los castellanos de La Musgaña, el flamenco Joaquín Ruíz, los senegaleses Djanbutu Thiossane, Radio Tarifa o las Amistades Peligrosas. Sin olvidar, claro, las colaboraciones con Rasha, su hermana, y con La Banda Negra, con la que compartió, de principio a fin, toda su andadura, y en la que probó muchos de los temas que navegan hoy por el Nilo Azul. Por eso no es de extrañar que Wafir busque ahora paralelismos entre las músicas de Sudán con las de Irlanda, España o Bulgaria y encuentre siempre un resquicio por el que colarse. Como buen oriental es aficionado a los juegos malabares y así, como por arte de magia, lo complicado resulta en sus manos sencillo. Y la música fluye libre, como el inmenso río al que dedica su primer disco que firma en solitario, de un territorio a otro, sin detenerse en fronteras, soltando a su paso un fecundo lastre de sensaciones, imágenes, ambientes y ensueños. En los que Oriente coquetea con Occidente, en los que el Sur intima con el Norte, volviendo loca a la brújula, que se rinde seducida por los encantos del embaucador.

 

Fathi Ben Yakoub Nacido en Tetuán  y formado en el conservatorio de  Tetuán. Realizó estudios en  violín clásico árabe bajo la dirección de Mohamed Albunani y el Mers. Formó parte de la Orquesta Joven del Conservatorio de Música Clásica y Árabe  de Tetuán, con la que ha ofrecido recitales en festivales a nivel nacional e Internacional. Fue galardonado con el primer premio, segundo premio y premio honorífico del concurso Real para jóvenes Intérpretes nacionales. Su trayectoria artística se ha ido enriqueciendo con colaboraciones y grabaciones en diferentes grupos de diversos estilos musicales. Entre  ellos destacan: CHABAB (música árabe), colaboraciones con los mejores cantaores de flamenco (Enrique Morente, Arcángel, Carmen Linares), BASIDOU (Étnica), AL-MAQAM (Andalusí) o el compositor de bandas sonoras Michael Nyman. Ha participado en numerosos festivales como el festival de música antigua de Cuenca, tres Culturas (Murcia), Bienal de Flamenco de Sevilla, Festival de la Luna Mora de Málaga, Festival Etnosur, Bienal de Málaga, etc.

 

Khalid Ahaboune Nace en Tetuán donde estudia percusión durante 6 años en el Conservatorio de esta ciudad. Posteriormente se especializa en los instrumentos clásicos de percusión árabe: riqq (pandereta), Bendir (pandero) y Derbuka (tambor).  Ha perfeccionado su técnica en Egipto de la mano del reputado percusionista Said El Artist. Ha ofrecido conciertos en Marruecos, Egipto, Túnez, Bangladesh, Italia, Francia, Alemania, Portugal y España, colaborando con grandes artistas: Omar Faruk Tecbilek, Cheb Khaled, Emilio Maya, Transition, Segundo Falcón, José Merced, Enrique Morente, Orquesta Andalusí de Tetuán, Orquesta Andalusí de Tánger,  etc. Ha realizado diversas grabaciones discográficas tanto en su país, como en España abarcando desde el estilo clásico árabe, música andalusí, folklore marroquí (Chaabi), hasta la fusión árabe-flamenco.  Ha ofrecido conciertos en Marruecos, Egipto, Túnez, Bangladesh, Italia, Francia, Alemania, Portugal y España.

 

Presentación

Wafir es un músico despierto e inquieto. Domina, sobre todo, el acordeón y el laúd árabe; y también los bongos sudaneses -con tres tambores en lugar de los dos habituales- y el saz, y la viola, y el rabab, y los bendires, panderos y las castañuelas (karakeb) metálicas y muchas otras percusiones.

 

Nacido en Kurdufan, estudió en el conservatorio superior de Jartum y dio sus primeros pasos profesionales tocando el acordeón en los grupos de Abdul Aziz Almubarak, Mohammad Al Amin y Abdul Karm Al Kably.

 

Desde su llegada a España, hace ya más de una década, no ha hecho otra cosa que enfrentarse a las músicas más diversas en las áreas más inexploradas. El grupo de música antigua de Eduardo Paniagua, el asturiano Hevia, los castellanos de La Musgaña, el flamenco Joaquín Ruíz, los senegaleses Djanbutu Thiossane, Radio Tarifa o las Amistades Peligrosas. Sin olvidar, claro, las colaboraciones con Rasha, su hermana, y con La Banda Negra, con la que compartió, de principio a fin, toda su andadura, y en la que probó muchos de los temas que navegan hoy por el Nilo Azul.

 

Por eso no es de extrañar que Wafir busque ahora paralelismos entre las músicas de Sudán con las de Irlanda, España o Bulgaria y encuentre siempre un resquicio por el que colarse. Como buen oriental es aficionado a los juegos malabares y así, como por arte de magia, lo complicado resulta en sus manos sencillo. Y la música fluye libre, como el inmenso río al que dedica su primer disco que firma en solitario, de un territorio a otro, sin detenerse en fronteras, soltando a su paso un fecundo lastre de sensaciones, imágenes, ambientes y ensueños. En los que Oriente coquetea con Occidente, en los que el Sur intima con el Norte, volviendo loca a la brújula, que se rinde seducida por los encantos del embaucador.

 

Programa

África

|  Año Internacional del Acercamiento entre Culturas  |

 

Ahlam
Salamat Kha
Timpo
Río
Estanbul
Nilo Blanco
solo violín
Ya raih
Duf
Bassama
Nilo