fondo
Logo tipo Noches en los jardines del Real Alcázar Conciertos 11º edición
logo Patronato del Real Alcázar y de la Casa Consistorial de Sevilla

Marta Infante + Manuel Vilas

 

Músicos

Marta Infantemezzosoprano|  Manuel Vilasarpa

 

Marta Infante Lleida. Colabora habitualmente con prestigiosos grupos como La Caravaggia, Concierto Español, La Capilla Real de Madrid, Los Músicos de su Alteza, Anthonello (Japón), Collegium 1704 (Chequia)… Ha realizado actuaciones en Europa, Sudamérica, Oriente Medio y Japón. Mantiene una actividad liederística muy importante y ha realizado recitales en la Fundación Juan March (Madrid), Teatro Calderón (Valladolid), Palau de la Música Catalana, Teatro de la Maestranza (Sevilla)... Ha cantado con la Orquesta Nacional de España, Sinfónica de Madrid, Sinfónica de Galicia, Nacional del Salvador, entre otras y ha trabajado con directores como Jordi Casas, M. A. Gómez Martínez, Aldo Ceccato, L. Botstein, Paul Goodwin, Richard Egarr, Rinaldo Alesandrini... Ha grabado para Cesky Rozhlas, RNE, RTVE, Catalunya Música, y las discográficas Enchiriadis, Alpha, Glosa, Verso y CDM. Entre su extensa discografía destacan, Alto cantatas de Telemann, Tonos al arpa y  Cantate Contarini con Manuel Vilas, Amor aumenta el valor de Nebra, y Juditha Triumphans de Vivaldi bajo la dirección de Ottavio Dantone.

 

Manuel Vilas Santiago de Compostela. Estudia arpas antiguas de los siglos XII a XVIII en Madrid con Nuria Llopis y en Milán con Mara Galassi. Ha colaborado con numerosos grupos y como solista en los más importantes festivales de España, Alemania, Cuba, USA, Ecuador, República checa, Austria, Portugal, Suiza, Francia, Bolivia, Bélgica, Argentina, Chile, Holanda, etc… además de ofrecer  conferencias, cursos y masterclasses en San Sebastián, Santiago de Chile, Zaragoza, Amherst (Massachussets-USA), Santiago de Compostela, La Habana (Cuba), etc. Ha colaborado tanto como acompañante como solista en más de 40 discos de diversas discográficas. Ha sido el primer arpista en ofrecer un curso de arpa barroca española en Estados Unidos y en Cuba. Actualmente se encuentra centrado en un ambicioso proyecto de recuperación de piezas vocales del barroco español interpretadas exclusivamente con el acompañamiento del arpa de dos órdenes, tal como se hacía en la época: de este proyecto hasta este momento han salido tres discos compactos. En 2008 funda el emsemble Ars Atlántica con el estreno en tiempos modernos de las cantatas procedentes del palacio Contarini, interpretadas junto a la mezzosoprano Marta Infante.

Presentación

La mezzosoprano Marta Infante y el arpista Manuel Vilas muestran  al público su particular homenaje al gran pintor Sevillano Diego  Velázquez y siguiendo su itinerario artístico  por tierras italianas y españolas interpretan  en este programa obras de los más relevantes compositores barrocos de estos países donde Velázquez creció como artista y donde se reafirmó como uno de los grandes genios del arte español.

Programa

Ausente de tus ojos (Homenaje musical a Diego Velázquez)

|  350 Aniversario de la muerte de Diego Velázquez  |

 

|  BARROCO ESPAÑOL (Tonos humanos y divinos)  |

ANONIMO (siglos XVII-XVIII)

Alerta zagales

Mis suspiros

FRANCISCO VALLS (1665-1747)

Ausente de tus ojos

LUCAS RUIZ DE RIBAYAZ (siglo XVII)

Españoletas

Hachas

ANONIMO (siglos XVII-XVIII)

Duerme descansa

Al aire

Ay que cansera

 

|  BARROCO ITALIANO  |

GULIO CACCINI (ca.1550-1618)

Amarilli mia bella

No ha ciel cotanti lumi

ANONIMO VENECIANO (siglo XVII)

O voi del l'alma opressa

ASCANIO MAIONE (1570 ca.-1627)

Recercar sopra ilcanto fermo di Costantio Festa per sonar all´arpa

PIERRE ATTAINGNANT (1494-1551)

La magdalena

ANONIMO VENECIANO (Siglo XVII)

Bella boca

TARQUINIO MERULA (1595-1665)

Hor ch`è tempo di dormire

 

Notas al programa

Italia y España: dos penínsulas del sur de Europa que estuvieron en estrecho contacto  buena parte de su historia, especialmente en la esfera política y cultural, conformando un ámbito que hoy no dudaríamos en calificar, quizás de un modo un tanto idealista, de intercultural; pero manteniendo claramente cada espacio su propia personalidad o, más exactamente, sus propias personalidades. Velázquez, ya como pintor real, realizó dos estancias en tierras italianas: entre los años 1629 y 1631 la primera, y entre 1649 y 1651 la segunda. En ambas aprovechó para ahondar su conocimiento de la pintura italiana, y también para comprar obras para la corte española. Estas mismas circunstancias podemos encontrar en muchos otros artistas, italianos o españoles, entre uno y otro lugar: los viajes de los propios creadores, o de sus obras. Incluidos los compositores y su música.

 

En Italia el estilo musical barroco apareció de manera casi repentina, como creación de un grupo de investigadores y autores vanguardistas. Entre ellos destaca el romano Giulio Caccini como uno de los artífices del “recitar cantando” sobre un bajo instrumental, un estilo vocal declamatorio y expresivo que podía presentar una estructura rítmica y melódica muy libre. Un ejemplo extraordinario de este tipo de obras nos presenta Tarquinio Merula en Hor ch‘è tempo di dormire, por su expresividad y por el artificio de repetir en el bajo una simple figura de semitono a lo largo de toda la obra. Recitativos y arias se combinaban en el género más practicado de música vocal de cámara italiana: la cantata. De muchas de ellas desconocemos su autoría, como es el caso de Bella boca y O voi dell’alma opressa, dos de las muchas cantatas anónimas conservadas en el archivo musical de la familia veneciana de los Contarini.

 

En España, sin embargo, la música barroca vocal parece surgir de manera gradual, como derivación de la práctica hispánica tradicional. Los ritmos y melodías bien definidas caracterizan el género típicamente español del tono: canción a solo con acompañamiento instrumental de continuo, en sus dos variantes sacra (tono divino) y profana (tono humano). Variantes por su temática, que no por sus características formales: el amor divino y el humano comparten los mismos recursos expresivos. Estribillo y coplas dan forma a su estructura, alternados de manera variable a criterio de los intérpretes. Normalmente presentan estilo silábico, evitando la ornamentación vocal artificiosa que sí podemos encontrar Italia; por ello merece ser destacado el tono divino Mis suspiros, que presenta unas vocalizaciones más propias de una cantata italiana. Los tonos podían ser interpretados como adorno de la liturgia en el caso de los divinos; en el caso de los humanos podían interpretarse como obras de cámara en los salones, o formar parte de una obra dramática, fuera comedia o zarzuela. Muchos tonos nos han llegado recopilados en colecciones anónimas, pero otros muchos sí nos dan noticia de su autor.

 

El arpa fue un instrumento barroco empleado extensivamente tanto en España como en Italia, con sus correspondientes variantes locales. Era utilizada como intérprete de bajo continuo, sola o en compañía de otros instrumentos, tanto en música sacra como profana, de cámara o teatral. Y también era empleada como instrumento solista. En el presente recital podemos apreciar la versatilidad de su repertorio, que podía incluir piezas cultas en estilo imitativo como el Ricercare del napolitano Mayone, o piezas de inspiración más popular como las danzas que presenta el burgalés Ribayaz.  |   José A. Vilas Rodríguez

 

Video